Archivo de la etiqueta: desperdicio

Los hospitales tiran unas 25.000 toneladas de alimentos al año

Tomado de efeagro.com
PONENCIA EN ALIMENTARIA

Los hospitales tiran unas 25.000 toneladas de alimentos al año

El 80 % de este desperdicio procede de los menús que se ofrecen a los pacientes durante su estancia en el centro hospitalario.

Elaboración de menús en la cocina de un hospital español. EFE/Archivo. Miguel Ángel MolinaElaboración de menús en la cocina de un hospital español. EFE/Archivo. Miguel Ángel Molina

Los hospitales españoles desperdician una media de 25.000 toneladas de alimentos al año, el 80 % en los menús que se ofrecen a los pacientes, pero atajar este fenómeno es un aspecto que aún tiene poca relevancia en los concursos públicos de la Administración.
Así lo ha explicado el Jefe de Operaciones de la empresa de servicios Clece, Julio Roldán, que ha participado hoy en una mesa redonda en el marco del Salón Alimentaria sobre el desperdicio alimentario en centros educativos y sociosanitarios.
En un hospital grande, sin posibilidad de elección, el 40 % del desperdicio se produce en la comida, el 38 % en la cena, el 22 % en el desayuno y que el pan supone el 8 % de todo lo que se desperdicia en estas tres ingestas.
Los menús que se sirven a los pacientes copan el 80 % de todo lo que se tira en los hospitales, mientras que el 8 % se desecha en las cocinas, el 6 % en el comedor laboral, el 5 % en las cafeterías externas y un 1 % en las muestras testigos que se guardan por ley.

Las soluciones para el desperdicio, el menú elección

Entre las soluciones, este experto tiene una muy clara, que sería incorporar de forma mayoritaria el menú elección, lo que podría reducir este despilfarro, según sus cifras, entre un 30 y un 40 %.
Ha abundado en la causas del desperdicio en hospitales, “centros generadores de residuos”, que son los “clientes”, enfermos en general con “alta inapetencia”, o el tiempo que transcurre desde el ingreso hasta que el doctor prescribe la dieta oportuna -en el que al paciente se le sirve un denominado “menú de ingreso”-.
Pero pone el foco en las trabas que existen para atajar este problema: de un lado está el precio que se paga por menú a las empresas, a la baja durante todos estos años de crisis, y porque “la administración no ha sabido trasladar a sus pliegos de obligaciones criterios completos que apunten a la reducción del desperdicio.
Como noticia positiva, el experto de Clece ha apuntado la reciente ley de Contratos del Sector Público, que establece que ya no se adjudica a precio, sino “usando una serie criterios a la mejor relación calidad-precio”, una “luz al final del túnel”, que permitirá incorporar medidas medioambientales, ha señalado.
Y es que la restauración colectiva, también en el caso de los comedores escolares, está pendiente de importantes desafíos como la adaptación a las diferentes dietas o la apuesta por los comedores ecológicos.

España: gran donante de alimentos y gran derrochador

Tomado de http://www.foodretail.es

España: gran donante de alimentos y gran derrochador

Según datos de FEBA, nuestro país encabeza las donaciones en Europa pero es el séptimo que más comida desperdicia.

Donación de alimentos en un supermercado

Donación de alimentos en un supermercado

Una de cal y otra de arena. Esto es lo que han dado a España los datos de la Federación Europea de Bancos de Alimentos (Feba), que señalan que nuestro país es el primero en donación de alimentos (153 millones de kilos durante el pasado año), pero, a la vez, el séptimo que más derrocha, superando los 7,7 millones de toneladas de productos desperdiciados anualmente.

En concreto, cada español dona 660 gramos de comida, cifra que se sitúa por encima de los franceses, con 200 gramos por habitante, o los italianos, con poco más de 150. Aún así, los españoles desperdician individualmente 179 kilos de alimentos al año, lo que se traduce en 3.000 millones de euros tirados a la basura cada año, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medioambiente (Mapama). Lo peor de todo esto es que de estos alimentos, aproximadamente 1,2 millones son aptos para el consumo.

En el mejor de los casos, y pensando que empresas o particulares estén interesados en compartir los excedentes alimentarios en buen estado, no pueden hacerlo de manera directa a personas desfavorecidas, sino a través de una organización inscrita en el registro de entidades sociales de su comunidad autónoma, que incluye comedores sociales y centros de día.

EL EJEMPLO DE LOS SÚPER

En las empresas de Asedas, se desperdicia entre el 0,2% y el 1% del producto comercializado, según explican a Europa Press fuentes de la organización. En su conjunto, cadenas como Mercadona, Supersol o Covirán donan entre 12.500 y 13.000 toneladas de alimentos al año.

Eroski, por su parte, entregó más de 7.000 toneladas a los bancos de alimentos el pasado año, mientras que Carrefour, que también suministra material a los bancos de alimentos para mejorar la gestión de los productos, hizo entrega de 10.000 toneladas en 2017. Otras cadenas como Lidl centran su estrategia en ajustar el volumen de productos que se suministra diariamente a las tiendas para prevenir el despilfarro.

En el caso de Dia, donde se desecha alrededor de un 0,8% de los alimentos comercializados, las trabas para la donación de alimentos son de tipo logístico: “Sólo se donan alimentos desde el almacén, no desde las tiendas, dada la capilaridad de la red de distribución”, explica la enseña. En supermercados como Consum, los propios voluntarios de las entidades sociales son los encargados de recoger diariamente los alimentos donados.

Asedas reclama que las entidades receptoras tengan capacidad para utilizar el producto en un tiempo corto

Desde Asedas se recuerda que un inconveniente a tener en cuenta son “los tiempos de gestión” necesarios para comprobar que el estado de los productos se ajusta a la normativa. Por ello, reclaman que cuando se donan productos frescos, la entidad receptora “debería tener capacidad para utilizar el producto en un tiempo corto”.

Fesbal cree que la solución es “agilizar el tiempo entre la recogida y el consumo” canalizando esos productos muy perecederos hacia los comedores sociales, donde se les puede dar salida con mayor rapidez. Pero desde la organización lamentan la falta de medios técnicos y humanos para manipular tantas toneladas de alimentos con celeridad.

UNA LEGISLACIÓN ADECUADA

Está claro que una adecuada legislación en torno a este asunto ayuda mucho. Por eso, el pasado mes de mayo el Congreso instó al Gobierno a seguir el modelo italiano, que contempla exenciones fiscales para los donantes y un mejor ajuste de la fecha de caducidad y de consumo preferente en el etiquetado. Desde la aprobación de esta ley en Italia, las donaciones se han multiplicado por diez en la última década.

Asimismo, el pasado mes de junio, se aprobó en el Congreso español una modificación de la ley de seguridad alimentaria propuesta por el PP para que las entidades sin fines lucrativos tuvieran la consideración de “consumidores finales” en las donaciones, quedando las empresas eximidas de su responsabilidad con respecto al estado de los productos donados e incentivando así la entrega de alimentos.

La organización de consumidores Facua lo considera, sin embargo, insuficiente y ha pedido seguir el ejemplo de Francia, donde se prohíbe por ley desperdiciar alimentos a los supermercados y se les obliga a donarlos a organizaciones benéficas. En esta línea se ha posicionado también el gobierno balear, que el pasado 16 de enero aprobó un anteproyecto de ley que prohíbe tirar comida en buen estado a los establecimientos de hostelería y restauración y les obliga a facilitar los restos no consumidos a los clientes que lo soliciten.

LA TECNOLOGÍA AYUDA

Evitar el desperdicio puede ser más sencillo gracias a las nuevas tecnologías. De hecho, existen herramientas muy útiles como Guest-imator, una aplicación creada por la organización sin ánimo de lucro Save The Food, que permite calcular la cantidad de ingredientes necesarios para una hipotética cena introduciendo el número de comensales, los platos que habrá en la mesa y la cantidad que debería sobrar.

Las nuevas tecnologías ayudan a evitar el desperdicio de alimentos

Otras aplicaciones, como Ratatouille o BeneBene, permiten conectar con organizaciones solidarias y ayudan a encontrar personas a las que donar los alimentos sobrantes en buen estado.

Y una propuesta más: la iniciativa española NTEY, una plataforma online a través de la cual los comercios dedicados a la hostelería o venta de productos alimenticios ofrecen los artículos que no han vendido al final del día con descuentos de, al menos, el 50%.

Las familias españolas tiran a la basura 604 millones de kilos de comida cada año

publicado por lasexta.com

España es el séptimo país europeo en el que más comida se tira y aunque la cifra de lo que se desperdicia ha bajado un 4%, todavía se tiran 604 millones de kilos de comida al año. Todo mientras 800 millones de personas en el mundo pasan hambre.

Los menores de 35 años son los que más comida tiran a la basura
Los menores de 35 años son los que más comida tiran a la basura

Las familias españolas tiran cada año 604 millones de kilos de alimentos, una cifra que supone una reducción del 4% respecto a 2015, cuando el Gobierno puso en marcha la estrategia ‘Más Alimento, Menos Desperdicio’.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha presentado la memoria de actividades de la primera fase de este programa, un período durante el que los españoles han “cumplido”, sobre todo a la hora de reducir la cantidad de comida que se despilfarra en los hogares.

Ha destacado el desarrollo del Panel de Cuantificación del Desperdicio Alimentario en los hogares, un “método fiable de medición pionero en Europa”, así como el impulso dado a iniciativas legislativas para impulsar la donación tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado.

La ministra ha insistido en el compromiso de la FAO, la Comisión Europea y el Gobierno de España en frenar este “grave problema para la humanidad” que supone que cada año se pierda un tercio de los alimentos que se producen, mientras 800 millones de personas pasan hambre.

Ha abundado en el coste económico de esta realidad y también en el ecológico, pues de esta manera se despilfarra una cuarta parte del agua que consume la producción agrícola y se generan importantes gases de efecto invernadero.

Además, ha recordado que España es el séptimo país europeo donde se tira más comida. Por su parte, el director de Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, ha detallado los logros conseguidos desde 2015, como el desarrollo de estudios de cuantificación del desperdicio alimentario, las guías prácticas sectoriales o el apoyo a las acciones de las empresas.

Seguir leyendo Las familias españolas tiran a la basura 604 millones de kilos de comida cada año

Inauguran el primer supermercado de comida vencida del mundo en Dinamarca

Tomado de periodismo.com

Inauguran el primer supermercado de comida vencida del mundo

050316

En un intento por combatir el problema del desperdicio de alimentos en el país, Dinamarca abrió el primer supermercado del mundo que vende productos vencidos o dañados.

Desde la inauguración en Copenhague la semana pasada, la gente ha estado haciendo cola afuera de WeFood para tener la oportunidad de comprar artículos con descuentos que de otro modo, habrían ido a parar a la basura por tener envases dañados o fechas de caducidad muy cortas. Los alimentos, cosméticos y otros artículos para el hogar en WeFood tienen un precio de 30 a 50 por ciento más bajos que en las tiendas regulares.

WeFood-supermarket-600x400

“WeFood es el primer supermercado de este tipo en Dinamarca y quizás del mundo, ya que no sólo se dirige a los compradores de bajos ingresos, sino a cualquiera que está preocupado por la cantidad de desperdicios de alimentos producidos en el país”, afirmó Bjerre, director del proyecto. “Mucha gente ve esto como una forma positiva y políticamente correcta de enfocar la cuestión.” La gran inauguración contó con la presencia de la princesa María de Dinamarca, y el ex ministro para la alimentación y el medio ambiente, Eva Kjer Hansen.

“Es absurdo que la comida se tire a la basura”, dijo Hansen, que tuvo palabras de elogio para la iniciativa. “Es malo para el medio ambiente y es dinero desperdiciado. Un supermercado como WeFood tiene mucho sentido y es un paso importante en la batalla para luchar contra el desperdicio de alimentos.”

WeFood-supermarket3-600x450

Mientras que sólo en Dinamarca se estima que se pierden cerca de 700.000 toneladas de alimentos cada año, las Naciones Unidas han declarado que a nivel mundial, el desperdicio de alimentos asciende a la friolera de 1,3 millones de toneladas. Estas son cifras impactantes, teniendo en cuenta el hecho de que alrededor de 795 millones de personas en el mundo están desnutridas, según el Programa Mundial de Alimentos.

WeFood-supermarket2-600x608

Dinamarca, sin embargo, ha adoptado varias medidas para corregir su conducta, desperdiciando un 25% menos de alimentos que hace cinco años. Una de estas iniciativas es el Banco de Alimentos, una organización local sin fines de lucro que distribuye los excedentes de alimentos a los refugios de indigentes.

El proyecto WeFood es una colaboración entre el Banco de Alimentos y la organización religiosa DanChurch Aid. Juntos reunieron más de 1 millón de coronas (cerca de 150.000 dólares) durante el año pasado, a través de crowdfunding. También tuvieron que hacer frente a muchos obstáculos legislativos, para lograr el permiso del gobierno para la venta de alimentos caducados. Finalmente se les permitió poner en práctica el proyecto. La tienda está ahora dirigida exclusivamente por voluntarios, y las ganancias se utilizan para financiar otros proyectos de DanChurch de ayuda en países en desarrollo como el sur de Sudán y Bangladesh.

Inauguran el primer supermercado de comida vencida del mundo